Agilidad y control de riesgos en periodos de incertidumbre: acelerar la digitalización de la tesorería para salir de la crisis

By Serge Masliah septiembre 23, 2020

La economía apenas está saliendo de la cuarentena y no hay nada decidido. Los efectos de la crisis, más largos y mortíferos, impactan en la gestión financiera y presionan a las empresas a volver a estudiar sus planes para asegurarse de que sus operaciones subsistan. En este contexto de incertidumbre, las soluciones en la nube que permiten liberarse de la dependencia de sistemas de información locales ya no son una opción sino una necesidad. Asimismo, el acceso a la liquidez (circulación y, por tanto, movilidad) se ha convertido en un factor competitivo. ¿Cuáles son los retos de este nuevo paradigma? ¿Cómo integrarlos en los planes de transformación digital?

El riesgo económico vinculado a la pandemia del Covid-19 influye en las empresas. Ya sean pequeñas o grandes, han conseguido mantener su actividad, al mismo tiempo que intentan protegerse de los problemas de tesorería que podrían conllevar despidos o el cese de la actividad. Una de sus prioridades consiste, por tanto, en reforzar el seguimiento y el control de las previsiones de tesorería, al mismo tiempo que se concentran en la gestión del efectivo y la necesidad de capital circulante y garantizan la productividad de los equipos.

El giro hacia la nube y la conectividad bancaria

Desde el principio del confinamiento, los comportamientos han cambiado. Los planes para preservar la actividad se han llevado al límite, y es la primera vez que las empresas han tenido que implementarlos con el talento humano a distancia. El periodo de confinamiento además ha resaltado la función esencial de las plataformas de pagos para el funcionamiento correcto de la tesorería y evitar brechas fáciles que los estafadores puedan aprovechar.

Puesto que permite al tesorero continuar sus actividades con normalidad, la nube se ha revelado como un modelo a seguir. Este cambio drástico atañe fundamentalmente a los ERP y las soluciones afines críticas. Sin embargo, los proyectos de transformación son largos y costosos, en particular cuando se trata de conexiones bancarias. Los recursos de las plataformas de pago SaaS que constan de bibliotecas de formatos bancarios predefinidos permiten disponer rápidamente de plataformas operativas en todo el mundo a un menor coste.

«Queríamos realizar y seguir nuestros pagos en el conjunto del grupo y nuestras divisiones a partir de una herramienta única. En aquel momento, solo una solución totalmente integrada como la de Kyriba podía permitirnos tener una visión centralizada de nuestros pagos sin obligarnos a realizar desarrollos importantes».(…) «La Dirección General del grupo, además de nuestras divisiones, disponen actualmente de información centralizada y actualizada de nuestros flujos y, por consiguiente, puede tomar decisiones estratégicas apoyándose en estimaciones de calidad».

Aline Bruno, tesorera del grupo Legris Industries

Esta problemática debe tratarse como prioritaria en los planes de transformación y con el mismo nivel de urgencia que el riesgo de fraude. De hecho, desde el principio del confinamiento, siete de cada diez empresas han sido atacadas[1]. En los próximos meses, es posible que el carácter de los ataques continúe evolucionando. Uno de los medios más simples de mejorar los controles consiste en digitalizar los flujos de pagos y automatizar la protección y detección del fraude a nivel de tesorería. Con las plataformas que lo permiten, también es posible crear una segunda línea de defensa incorporando las técnicas de Machine Learning.

En conclusión, las soluciones de pagos permiten dar fluidez a la conectividad bancaria y visualizar los movimientos de caja, una ventaja competitiva en el entorno actual.

¿La gestión de la liquidez puede ser una opción en el mundo después de la crisis?

En respuesta a la crisis, las empresas intentan hacer circular más rápidamente la liquidez en los ecosistemas y a un menor coste. De hecho, la mayoría de las sociedades de Fortune 1000 conocen las alteraciones de la cadena de suministro y se cuestionan sobre las soluciones operativas que deben implementar.

Para luchar contra la prolongación de los plazos de pago y conservar el capital circulante, las herramientas como el factoring inverso colaborativo son cada vez más preciadas. Se trata de soluciones tripartitas entre el cliente, el proveedor y el financiador. Son iniciativa del cliente y ofrecen a los proveedores la posibilidad de beneficiarse de pagos anticipados de sus facturas. Es lo que algunas empresas han implementado desde hace años y les ha permitido proponer soluciones de pagos innovadoras a sus proveedores durante la crisis del Covid-19.[2] Las soluciones de Supply Chain Finance están destinadas a desempeñar una función cada vez más importante en la dirección de la etapa después de la crisis.

De hecho, las empresas nunca habían tenido tanta necesidad de visualizar y poder dirigir su liquidez. Para llevarlo a cabo, los tesoreros necesitan recoger e integrar la información procedente de toda la empresa y su ecosistema. Sin embargo, en la mayoría de las organizaciones los procesos de gestión de tesorería están separados y sus objetivos y herramientas se dividen entre varios departamentos. La tesorería abarca la caja y las inversiones, las compras se ocupan de los proveedores y los gastos, y las operaciones gestionan las existencias y los pagos, sin una visión holística que permita visualizar y activar las reservas de liquidez. Para el 84 % de los tesoreros europeos, la recogida de datos en tiempo real[3] es el principal desafío de su transformación digital. Es un parámetro que no se tiene en cuenta en la transformación digital de la DAF porque la gestión de tesorería a través del ERP no responde a los mismos desafíos, sobre todo en términos de ciclos, periodo y conectividad interna/externa. Esta perspectiva es clave para comprender la importancia de los retos de la digitalización de la tesorería con respecto al lugar que ocupará en el mapa de las actividades de las finanzas al concluir la crisis del Covid-19.

«Gracias al desarrollo mundial de su sistema de gestión de tesorería, Dassault Systèmes, empresa de software industrial y científico, ha registrado una centralización de su tesorería superior al 95 % y una mejora de la seguridad que actualmente permite al equipo guiar el crecimiento externo del grupo».

John Colleemallay, director superior de Tesorería y Financiación del Grupo de Dassault Systèmes

La evolución de los sistemas de información hacia modelos más dinámicos pueden tener un coste, en particular en áreas específicas que necesitan un gran conocimiento de la actividad. La utilización de plataformas que ofrecen soluciones para la visualización, transferencia, seguridad y gestión del capital circulante es garantía de un desarrollo rápido y eficaz. Asimismo, los recursos de la nube hacen disminuir considerablemente los gastos.

¿Redefinir la actividad de tesorería?

A pesar de las turbulencias actuales, el futuro es prometedor para aquellos que extraen buenas conclusiones y toman el control financiero de su actividad. El desafío es importante. El inicio de los planes de protección a distancia ha sido un desafío a causa de la indisponibilidad física de los equipos. Las empresas que no estén equipadas con sistemas

eficaces de gestión de su liquidez van a pagar un precio todavía mayor al privarse de visibilidad y control de su efectivo.

«¡El teletrabajo durante el confinamiento supone la continuidad de nuestras operaciones! Mucho antes de la crisis sanitaria, habíamos implementado Kyriba, solución en modo SaaS, lo que nos ha permitido no tener interrupciones en la gestión diaria de la tesorería con el beneficio principal de utilizarlo de forma remota, sin necesidad de estar en la oficina».

Romain Pastant, tesorero de grupo de UPSA

Para muchas organizaciones, el cambio de paradigma creado por la pandemia intensifica la necesidad de que la tesorería evolucione de su función tradicional de depositaria transaccional de liquidez a una función más activa y estratégica cuyo objetivo es gestionar activamente la liquidez, en acompañamiento de la Dirección General. La gestión activa de la liquidez (Active Liquidity Management) puede resumirse como una actividad destinada a identificar y orquestar activamente todas las fuentes de liquidez en la empresa y a proteger el componente esencial de la organización: el efectivo. Por este motivo, la optimización de la gestión de la liquidez mediante la digitalización de la tesorería y de su ecosistema debe continuar siendo una prioridad para los planes de reactivación y transformación digital, no solamente de las empresas, sino del conjunto de agentes económicos, incluidos pymes, bancos y agentes públicos.

Pueden encontrar esta entrevista en la web de La Tribune, en el documento Reinventar Francia.

[1] Informe «Fraude y délitos cibernéticos», Euler Hermes y DFCG, mayo de 2020

[2] www.kyriba.fr/blog: Cómo conservar los ecosistemas cliente-proveedor en periodos de ralentización económica

[3] Estudio «Ecosistema de la tesorería digital» realizado por IDC para Kyriba, mayo de 2019

img
Active la liquidez.

Transforme el uso de la liquidez como vehículo dinámico para el crecimiento y la revalorización

Descubra cómo